Inicio

Main Menu

Material Secundaria

Características de un artículo de divulgación científica Imprimir Correo electrónico
Escrito por Juan Francisco Montiel   
Martes 13 de Febrero de 2007 19:42

ImageExisten serios problemas a la hora de sentarse a escribir un artículo sobre ciencia pretendiendo que sea entendible por un público general.  Si son científicos o especialistas en una determinada materia siéntense ante un papel u ordenador e intenten contar algo relacionado con dicha especialidad.Después, dénselo a leer a alguien de su familia o amigo que no se dedique a la materia en cuesti&oac ute;n y pregúntenle si lo ha entendido.

 


 
 

ImageExisten serios problemas a la hora de sentarse a escribir un artículo sobre ciencia pretendiendo que sea entendible por un público general.  Si son científicos o especialistas en una determinada materia siéntense ante un papel u ordenador e intenten contar algo relacionado con dicha especialidad.Después, dénselo a leer a alguien de su familia o amigo que no se dedique a la materia en cuestión y pregúntenle si lo ha entendido.

 Probablemente se llevarán una sorpresa, seguramente no habrá entendido algunos párrafos por culpa del lenguaje o las palabras utilizadas, otros debido a que no se imaginan alguna situación de las que se cuentan, algunos chistes o bromas no se entenderán como tales y pasarán inadvertidos.  No hay que preocuparse, ya que han empezado no es momento de abandonar, es cuestión de método y paciencia.

Recoja el escrito y vuelva a sentarse pero, esta vez, vamos a reformarlo teniendo en cuenta algunos trucos. 

  • Para comenzar, un texto de divulgación científica no debe ser muy largo. Quien lee no es un experto en la materia y además no quiere serlo, sólo pretende informarse sobre algo que le provoca curiosidad y no está dispuesto a perder tres horas en hacerlo. Si utiliza cincuenta páginas para explicar un cierto fenómeno, es probable que el usuario se aburra a partir de la décima (con suerte).Image
  • Un texto así, debe utilizar un lenguaje cercano y “global”,  es muy distinto decir “cefalea” a decir “dolor de cabeza”, o decir “episiotomí a” en lugar de “pequeño corte”. Si es usuario de televisión, es muy fácil saber qué palabras son crípticas o no ¿cuántas veces ha escuchado “cefalea” en algún medio televisivo? 
  • Utilice ejemplos, en la mayoría de los casos es la forma más eficaz de acercar un problema concreto a lectores no doctos en la materia. No sufra porque los ejemplos no sean exactamente representativos. La misión es divulgar y presentar una cierta materia, no impartir clases de física a físicos ni medicina a cirujanos experimentados. ¿cuántos maestros han enseñado a contar utilizando gambas?; “una gamba más otra gamba son dos gambas…” sin embargo, todo el mundo sabe que las gambas de la vida real se compran por kilos y no por unidades. 
  • Cuando un concepto no esté claro o no existan palabra accesibles para expresarlo, utilice diagramas, dibujos o fotografías; dicen que una imagen vale más que mil palabras pero a veces es que, algunas veces, no existe ninguna palabra que suplante a una imagen. Intente explicar a alguien qué es un ornitorrinco o un celacanto sin añadir una imagen al texto explicativo. Les aseguro que he leído un artículo zoológico muy serio y estupendo sobre el canguro enano sin saber qué forma tiene el bicho en cuestión.  
  • Evite referirse a temas de los que no trata su artículo; por ejemplo, si escribimos un artículo sobre la evolución de los homínidos en España, evite utilizar frases como: “Los sapiens en España no se expandieron por los mismos motivos que en Francia”, ya que le va a costar tener que explicar cuáles fueron los motivos acaecidos en Francia para que el lector entienda porqué no fueron los mismos que en España.  Image
  • Es importante minimizar el uso de farragosas expresiones matemáticas o de interminables demostraciones formales. Las matemáticas, a veces, son inherentes a la ciencia pero, cuando se hace divulgación no debe olvidarse que el posible lector no posee los conocimientos necesarios para entenderlas o la paciencia para intentarlo. La utilización del formalismo matemático está más restringida al campo de los artículos científicos puros, esto es, ciencia para científicos. Si es imposible evitarlo, su uso debe reducirse al máximo y explicar siempre el contenido de la expresión matemática al completo.
     Con estas sencillas normas mejor ará su texto inicial. Utilícelos y devuelva el texto a su familiar inicial, ¿ha mejorado?, ¿se comprende mejor?, si es así, vamos por buen camino.
Última actualización el Miércoles 22 de Abril de 2009 21:33